Inteligencia Artificial

Seguro que has oído hablar de la inteligencia artificial. Y es que es un concepto conocido desde hace tiempo, pero que últimamente suena con más fuerza. Aunque todavía está en una fase muy inicial, está llamada a protagonizar una revolución equiparable a la que generó Internet. Sus aplicaciones en múltiples sectores como salud, finanzas, transporte o educación, han provocado que muchas empresas estén haciendo inversiones significativas en este campo.

Pero, ¿sabrías explicarnos lo que es? La Inteligencia Artificial (IA) es la combinación de algoritmos planteados con el propósito de crear máquinas que presenten las mismas capacidades que el ser humano. Para muchos, esta tecnología todavía les resulta lejana y misteriosa, pero desde hace unos años, cada día está más presente en nuestro día a día.

APLICACIONES PRÁCTICAS DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

La IA está presente en la detección facial de los móviles, en los asistentes virtuales de voz como Siri de Apple, Alexa de Amazon o Cortana de Microsoft y está integrada en nuestros dispositivos cotidianos a través de bots o aplicaciones para móvil. El objetivo de todas ellas: hacer más fácil la vida de las personas.

Los avances en IA ya están impulsando el uso del big data debido a su habilidad para procesar ingentes cantidades de datos y proporcionar ventajas comunicacionales, comerciales y empresariales que la han llevado a posicionarse como la tecnología esencial de las próximas décadas. Transporte, educación, sanidad, cultura… ningún sector se resistirá a sus encantos.

MARKETING DIGITAL E IA

El marketing digital también se ve afectado por la inteligencia artificial.

Cuando usamos las redes sociales o compramos online, se genera gran cantidad de datos personales y de comportamiento.

Gracias a esto, los anuncios que vemos son más afines a nuestros comportamientos online. La publicidad es más personalizada. El objetivo es crear contenidos aplicados al marketing como, publicidad que tenga en cuenta las respuestas emocionales de los usuarios.

Gracias a los análisis predictivos de la IA basados en las interacciones de los consumidores, es posible prever comportamientos futuros de los usuarios. La automatización de procesos ayuda a personalizar la comunicación con clientes actuales y potenciales. El principal ejemplo de interacción personalizada en marketing digital lo encontramos en los chatbots. Cada vez más utilizados para ofrecer un alto nivel de atención al cliente, en la

actualidad se busca que los robots sean capaces de ofrecer respuestas empáticas para dar un servicio más humano y satisfactorio.

Estos son los ámbitos actuales de aplicación de la IA en marketing digital.

Seguro que pronto llegarán nuevas utilidades.

CONCLUSIÓN

La IA ha revolucionado nuestras vidas sin que prácticamente

seamos conscientes de ello.

Los importantes avances en el tratamiento de datos están cambiando la forma en la que las personas interactuamos con las máquinas.

El marketing digital tiene una vía por explorar para mejorar la experiencia de usuario, personalizar el contacto con clientes potenciales y aumentar las conversiones.

Está claro que esta nueva forma de comunicación entre individuo y máquina ha venido para quedarse.

¿Estás preparado para el futuro? Nosotras si, en Optonity estamos a la vanguardia de las últimas tecnologías para ofrecerles a nuestros clientes los mejores servicios, y los que más se ajusten a sus necesidades.